contador de visitas
contador visitas  

 

 

 

 

Fundación Salvemos el Camú

La ”Fundación Salvemos El Camú” está presidida por el Dr. Tabaré Ramos, prestigioso médico vegano, quien junto a otros distinguidos munícipes decidieron constituirse en defensores del río Camú, principal fuente acuífera de la provincia y que en la actualidad corre peligro de desaparecer a causa de la deforestación, la degradación del ambiente y la contaminación. El río Camú nace dentro de los terrenos protegidos de la Reserva científica Ébano Verde.

Dominicano, hoy construimos tu futuro

Un mejor ambiente para una buena salud.

No contamines el Agua, ni el Aire, ni el Suelo

Los desechos tóxicos y la basura que tiramos al agua, ríos y mares y al medio ambiente, dañan nuestras salud y lade los demas.

La Vega.- El Presidente de la Fundación Sin Fines de Lucros “Salvemos el Camú” criticó este miércoles al ministro de Medio Ambiente, doctor Jaime David Fernández Mirabal por el descuido que ha mostrado en la reforestación de lasa cuencas de los principales Ríos de la Región Norte.

El doctor Tavaré Ramos reveló que Jaime David Fernández Mirabal esta concentrando los recursos humanos y económicos a la siembra de árboles en las carreteras y autopistas, como si esto preservara los Ríos, y dedica muy pocos recursos a la preservación de estos.

El reconocido medico pediatra vegano, dijo que desde el año 1995 hasta el 2003 miles de árboles de toda clase fueron sembrados en las cuencas hidrográficas por decenas de voluntarios que tiene la institución.

Sin embargo, el también presidente del Club Valle Verde en La Vega aseguró que el doctor Max Puig cuando era ministro de Medio Ambiente desmanteló la estructura técnica que se encargaba de la siembra de los árboles, lo que se ha quedado igual con Jaime David.La Fundación Salvemos el Camú sigue indetenible su trabajo para preservar esta fuente hidrográfica de la provincia de La Vega.

El que fuera nervioso caudal de agua es hoy apenas un hilo enfermo. 


Don Enrique Armenteros, presidente de la Fundación Progressio, no regatea fuerzas ni esfuerzos en llevar su mensaje de alerta sobre el deterioro de este río que nace en la reserva de Ébano Verde.

El Camú necesita urgentemente de la atención oficial y privada. En los últimos años ha perdido gran parte de su fuerza y caudal, fruto de la deforestación y la extracción indiscriminada de materiales. Cubrir de árboles las desnudas cuencas, señala Don Enrique, es una de las mejores y más directas maneras de evitar que un río se muera. Un cuidadoso diseño de fincas energéticas para proteger las cuenca saltas de los ríos es indispensable.

Hoy la voz de alarma suena por el Camú, río recordado por su nobleza y riqueza y que hoy apenas es suficiente para abastecer de agua a La Vega. Y si sigue muriendo, tampoco por mucho tiempo.

 

 

Google