Salvemos el Camú

Los seres vivos tenemos una profunda relación con los ríos, principalmente los seres humanos,nosotros estamos vinculados ennuestra existencia a nuestros ríos. No solo tenemos una relación simbólica sino una relación real.

El río, el que es nuestro río, nos da agua para beber y agua para comer. El río quedetermina la pobreza, la riqueza y la subsistencia es el mismo río que nos sostiene la vida y que en otras culturas se considera que es el principio de la vida, el río es determinante para la vida de sus dueños.

El Ganges en la india, el Nilo en Egipto, son como sus dioses, son el único sentido de permanencia y eternidad, es decir que eso ríos son expresiones de divinidad terrenal.
Aunque parezca tarde se puede y hay tiempo, tiene que hacerse el tiempo porque para salvar tu río el tiempo vale más que el oro. A Camú lo que le falta, es que la sociedad le exprese su amor, su compromiso y a la vez le manifieste el amor que le tenemos que expresarles con nuestras actitudes.


No dejo de pensar en la forma en que podíamos concebir un nuevo río Camú, cuidado, protegido, amado pero amado por los niños, tocado y sembrado por las familias veganas. Nuestros historiadores han de comenzar la historiografía del Camú y justo a la del valle nos digan si existe posibilidad de que uno pueda vivir sin el otro, y si un solo vegano podría vivir sin Camú. Que seria Egipto sin Nilo, la India sin Ganges y La Vega sin Camú. Hoy que su caudal casi se muere, hay que establecer un dialogo de saberes y eso es lo que hoy aquí hacemos. Como hemos podido olvida a este río, como puede La Vega haberse olvidado a si misma, como puede la comunidad permitir que el río se muera sin dolientes.
Camú se olvida paulatinamente, Camú se extingue en un reflujo notable, mas él no tiene voz para gritar, ni tiene brazos para defenderse.


No obstante Camú esta en el olvido, se colocan insinuaciones políticas del poder para que los influyentes consuman su depredación, los industriales lo agraden brutalmente, los que están sumidos en pobreza le lanzan sus excretas, los agricultores irresponsables lo contaminan, los constructores destruyen sus afluentes en las extracciones de materiales y todo el mundo parece agredir a Camú demanera irreflexiva e irresponsable.


Ya Camú tiene los días contados, su muerte se perfila en 1 o 2 décadas al ritmo de depredación actual su muerte será más temprano que tarde. Hoy nos reunimos aquí preocupados por nuestro río, digo nuestro ríos por que realmente Camú es el elemento común que nos une a todos. La sociedad civil vegana tiene una deuda ambiental acumulada que solo puede ser compensada si ponemos en prácticas las deposiciones de la ley 64-00 y combinada con su municipalidad se hace la alianza por la protección del río Camú, a atreves de todos los elementos que componen nuestra sociedad, es decir alcaldía, sociedades protectora de medio ambiente, ministerio de educación y ante todo la creación de una sociedad que priorice el río Camú sobre el carnaval.

Google